28 de mayo de 2009

DEAD CAN DANCE/A PASSAGE IN TIME (1981-1998)


Si la muerte pudiese bailar, andaría por la vida muerta de cansancio, con la espina dorsal lacerada pero feliz de ser y estar en el mundo rindiendo tributo a los que danzan bajo la lluvia o bajo el sol envueltos en rituales de toda naturaleza en su nombre.
Una imagen acústica oscura y sutil concebida por el largo recorrido a través del orbe y sus países es el resultado, difícil de definir o encasillar en cualquier género, porque la música de Dead Can Dance carece precisamente de especies; reúne en los acordes heterogéneos de Brendan Perry y en la magnífica voz de Lisa Gerard las metáforas más fascinantes y paradójicamente más reales de la existencia humana. Escuchar a Dead Can Dance por primera vez trae como consecuencia ineludible la adicción a su propuesta, fina mezcla de rítmicas y trances que nos conducen por un viaje memorial que lo mismo raya en el medioevo, en lo prehispánico, en los cánticos orientales, en los salmos que invocan al Rey Salomón o en la África más autóctona, que en lo actual y cotidiano.
Lisa Gerard y Brendan Perry, ambos de origen anglo-irlandés, se conocieron en 1980, en Melbourne, Australia, y allí descubrieron que compartían un profundo amor por la música, la literatura, las artes visuales y entre ellos mismos. Hacia 1981 decidieron formar Dead Can Dance o La Muerte Puede Bailar. Su primera grabación, el tema "The Fatal Impact", que después sería el primer corte de su primer disco, titulado simplemente “Dead Can Dance”, apareció originalmente en una cinta que acompañaba la edición de la revista musical australiana "Fast Forward".

En 1982 se mudaron a Londres en busca de un público más amplio y al año siguiente firmaron contrato con el sello independiente 4AD. En marzo de 1984, lanzan su primer material de larga duración, una colección de temas que habían compuesto durante los cuatro años anteriores. Comienza así una de las más originales, fructíferas e innovadoras carreras musicales de las últimas décadas. Con una sabia síntesis entre el pop-rock contemporáneo, la música antigua o barroca europea y las culturas étnicas pretéritas de cualquier parte del mundo; su repertorio de música grabada no ha dejado de producir obras magistrales hasta la fecha, en que ambos realizan discos en solitario, aunque manteniendo al mismo tiempo los recuerdos del grupo.

La historia de este excelente dueto sigue dando frutos que nadie ha podido igualar. Entre sus obras más sobresalientes se encuentran “Toward The Whithin”, producido en 1994; el soberbio “Into The Labyrinth” que vio la luz en ese mismo año y “The Serpeant Egg” de 1995.

Pero si realmente quieres hacer un recorrido por la trayectoria de Dead Can Dance te recomiendo bastante esta compilación de 3 discos: “A Passage in Time (1981-1998)” que acopia sus mejores temas.

Una verdadera lástima que hoy ya no exista esta grandiosa agrupación; pero nos queda el recuerdo de lo que hicieron y su gran, gran música...

Dejen que baile la huesuda:
http://rapidshare.com/files/238304537/Dead_Can_Dance-1981-1998_Disc_1.rar
http://rapidshare.com/files/238322720/Dead_Can_Dance-1981-1998_Disc_2.rar
http://rapidshare.com/files/238336075/Dead_Can_Dance-1981-1998_Disc_3.rar

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Discos relacionados

Pachekeras Relacionadas