5 de noviembre de 2007

Poemas Diversos

En hora buena con el post del purble, hace ya rato que habia pensado en postear unos poemas que habia escrito y ahora que el buen purble a comenzado con esto ahi van dos.


Al final no mas hojas:
Duerme el sonido en las ramas del árbol de la vida
¿Será el niño, nubes que dibujan ojos en tu mano?
Viento que se escurre por debajo de las puertas.
Ladrón imprevisto,
Demonio errante que no mira a travéz de la estancia,
ahujas del reloj que no miden sino sólo pedazos de tiempo.
Cuerpo mutilado a cada segundo
¿Cómo pudo Cain rechazar tal fruto?
silencio oprimido en vaso.
Ojos desgajados en la mar purpurea de tu lágrima.
¿Acaso, el punto exacto entre la ensanchéz y
la muerte está en un leve suspício de silencio?

He mutado a ser colores, agua que no refleja más que una pequeña parte del mundo,
multifacético de espejos colgados en un porche.
Hay días donde el dolor cabe en las manos.
No pueden las sombras colmar la perdida,
los ojos insatisfechos de rabia:
Pausa entre dos pulsadas, convulsiones sonoras.

¡Basta!

¡Silencio!

¡Castigo!

¡Silencio!

¡Basta!

Duerme ahora la lluvia que quedo pegada en la tierra.
Duermo de imprevisto.
El tiempo ya termino de rodar entre tus piernas,
cayo al suelo sin antes dejarnos enlazados al viento.
j.Zeuxis 13-08-2007



"…pero que importa si rompo la noche,
Si estrello mi copa…"
José Cruz

No hay más cosas que la incontinuidad de tu ausencia: presencia incompleta de los días estancados en un mayo, junio o cualquier día, mes, año o tiempo; que te vió partir en alas volátiles que no dejaron rastro alguno.
Este pequeño y perruno aullido que mantiene despierto al insomnio,
Susurro que no cabe en una botella: transparencia inícua de deseos quebrados, hechos triza y molidos por tus caderas.
¿Pero que haremos al final, al borde de la cama?
La primavera no llega, debemos admitirlo
Y el perenne de la noche cae a plomo.

2

Ahora el instante: noche, luna, aullidos; sonidos lejanos sobre la colina, son de esos que se van y huyen.
Llueve y el frío merodea la cuidad; las noches son etéreas y sin un lugar de refugio a donde cobijar los ojos. Sueños desgajados que se vuelcan en piel, piel del otro.

3

Sueño las noches eternas, frías, —que son como un lunar en la memoria—. Cabizbajas se acercan rodeando la ventana. Hay noches cayendo en medio de un aullido de perro. ¿A dónde van las hojas que cubren el día? ¿Van a romperse en rocas de papel? Demonios que dormitan en la cabecera del cielo, pero la lluvia no cubre sus caras: restos de sal en el punto exacto.
Fisura del labio, carne roja de luces fugaces con tinte de artificial de causa sin efecto. ¿Dónde quedo la muerte del día —acaso la sangre no brotó por sus ojos ni mucho menos su alma voló al cielo— detenida por las manos aferradas a la luna?
j.Zeuxis 01-08-2006

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Discos relacionados

Pachekeras Relacionadas