15 de diciembre de 2009

OCURRENCIAS

Este día México amaneció con una noticia que creará polémica. Se está volviendo una terrible costumbre despertar así, amenazados por las ocurrencias de los grupos que han hecho en unos cuantos años lo que otrora requirió para un solo partido político de aproximadamente siete décadas. Y es que en México prevalece la socarronería antes que la vuelta a los verdaderos ideales. En México domina la gracia, el sarcasmo, la risa ante la desgracia; pero de igual forma la sonrisa nerviosa, la mueca párvula, de nuestros gobernantes para realizar "anuncios" a un pueblo que duerme en sus laureles de una victoria jamás lograda.


En más de una ocasión hemos visto cómo las elípticas propuestas legislativas son en su trasfondo una verdadera imposición para el cumplimiento de promesas; sí, pero de esas promesas tácitas o girtadas a los cuatro puntos cardinales, hechas al gremio del cual proceden: a los empresarios, a los que financian las campañas, a los amigos, compadres y a todo el séquito de libertinos que no pueden, bajo ninguna circunstancia, ver afectados sus intereses particulares.


Ahí están, y no podemos olvidarlas, las reformas Petrolera, Electoral o a la Ley de Radio y Televisión, por mencionar tan sólo algunas. Ahí siguen, estableciendo los parámetros por medio de los cuales "destacados mexicanos" continuarán amasando sus riquezas.


Esta mañana México amaneció con un dolor más.


Ayer por la noche el Señor Presidente Felipe Calderón cenó algo que seguramente le hizo mal.


Pero antes de pasar al siguiente punto volvamos la mirada hacia el pasado histórico de nuestra nación, recordemos, aunque sea por un segundo y aunque seamos unos cuantos, a quien en otra época fuera llamado el "Apostol de la Democracia Mexicana", un título que ganó un hombre no de letras sino de convicciones y, más aún, de un profundo amor nacionalista. Francisco I. Madero se convirtió, quizá sin querer, en el adalid de un pueblo (ignorante sí, pero además) cansado ya del despotismo con el que el general Profirio Díaz había "gobernado" durante años con un afán de no soltar el poder hasta la muerte.


A Madero le debemos el inicio de una lucha que, hasta la fecha, parece no encontrar su fin y los cimientos para la construcción de instituciones que deberían garantizar los derechos y las libertades, la igualdad, la armonía de quienes habitamos una llamada república. Hay una deuda histórica con Madero, así como con otros tantos seres ilustres, que todavía no se salda y que solamente habrá de pagarse cuando seamos capaces, desde el lugar que ocupemos, de valorar a conciencia el sacrificio que representó su artera muerte.


Desde el exilio, allá en Texas, Madero redactó el famoso Plan de San Luis.


Habrá que recordarle esto y mucho más a nuestro Señor Presidente... pero qué se puede esperar de un gobierno que ha pretendido en los años recientes arrancarle literalmente las páginas a la Historia; qué esperar de un gobierno que intenta a como de lugar arrancarle las alas a la Soberanía y, desde la Ultraderecha cegada por el fanatismo religioso, pisotear de nueva cuenta nuestra mal parida Democracia.


Hoy Felipe Calderón, con su gesto recurrente, ademán dictatorial de su inextricable alcohol-capitalismo, viene a echarnos en cara que aquéllos ideales del pasado no funcionan; que las sublimes palabras de "un muerto" no han de perdurar en aras de un progreso inexistente e inalcanzable para las masas pero sí asequible para los mismos de siempre, para aquellos que han hecho del servilismo un ara, una bandera y, peor aún, un Modus Vivendi.


Don Felipe, he aquí una de sus diez brillantes propuestas (elaboradas por supuesto en el marco de la celebración del Centenario de la Revolución Mexicana):


2.- La reelección consecutiva de legisladores federales, alcaldes y jefes delegacionales hasta por doce años.


Y he aquí además (por si ya lo ha olvidado) el Artículo 4° del Plan de San Luis (del cual recomiendo su lectura):


4° ...Se declara Ley Suprema de la República el principio de NO REELECCIÓN del presidente... de la República, de los gobernadores de los estados y de los presidentes municipales.


Por si no le ha quedado claro a nuestro primer mandatario cómo debió haber gobernado a este país también incluyo algunos párrafos (en el marco de la Celebración del Bicentenario de la Independencia de México) de otro hombre insigne: José María Morelos y Pavón, de su documento llamado "Sentimientos de la Nación":


12.- Que como la buena Ley es superior a todo hombre, las que dicte nuestro Congreso deben ser tales que obliguen a constancia y patriotismo, moderen la opulencia y la indigencia, y de tal suerte se aumente el Jornal del pobre, que mejoren sus costumbres, aleje la ignorancia, la rapiña y el hurto.


13.- Que las leyes generales comprendan a todos, sin excepción de Cuerpos privilegiados...


15.- Que la esclavitud se proscriba para siempre, y lo mismo la distinción de castas, quedando todos iguales, y sólo distinguirá a un Americano de otro el vicio y la virtud.


¡Que así sea Señor Presidente Calderón!


¡Que así sea!

¡Que se paguen las deudas históricas!

¡Que se haga obligatorio el recuerdo de esos hombres!

¡Que México no amanezca con dolores!

¡Que México no despierte con ocurrencias!

7 comentarios:

Ragazziano dijo...

Vientos pachecos!, agregaría: dejemos ya la "inercia histórica", es decir, no ser baqueton@s, indolentes, huevon@s, desmemoriad@s, apátic@s, y todo eso que llaman etcétera.
...y si Zapata viviera, ¡en la suya les pusiera!

El pollo dijo...

Quiero agradecer al carnal pacheco Juan José Herpin, por su entrada, sobre todo quiero recalcar la necesidad de estudiar la historia de México, que cada paso que da siempre tiende a ser pisoteado de manera cruel y despiadada por esos hijos de la corrupción; los cuales por vivir bien no ayudan a que todos avancemos por el progreso de nuestra gente, de nuestro pais y de nuestros hijos. La única forma de resarcir esto es mediante la educación moral (a la que a todo mexicano le importa un pito). Espero que cada uno de nosotros hagamos lo mejor por un mejor hoy y no un mejor mañana.

Lila dijo...

La malparida democracia... palabras tan sabias!

reelección... como si el pueblo tuviera el control de su voto, como si cada mexicano tuviera el suficiente interes en cambiar esto, como si estuvieramos en tiempos de revolución...

como si mexico estuviera constituido de mexicanos!!! [verdaderos mexicanos]

y esto solo es..otra jalada de $·"%$/$@ presidente

la vida es un ciclo... y si algún diía va a cambiar esto; será por las malas

Exván Herpin Garcilazo dijo...

Gracias a los carnales que se toman la molestia de publicar un comentario; la neta carnales este artículo estaba destinado a ser uno más de mi página personal: http://www.nonomnismoriarte.blogspot.com pero el destino quiso que fuera publicada (¿por error?) en este espacio tan chingón llamado música pacheca; que por cierto lo he tenido muy abandonado en cuanto a discos se refiere, no obstante me da gusto saber que por lo menos alguien se preocupa en leernos y además (como decía) responde. Ojalá todos los mexicanos tuviéramos los güevos suficientes como para armar otra revo, ¿no? GRACIAS. Por ustedes seguiré escribiendo.

Exván dijo...

¡Ah! por cierto Chiken (perdón), no a todos los mexicanos "nos importa un pito"... la muestra está en que (al menos tengo esta esperanza) desde distintos sitios habemos herm@nos haciendo lo nuestro; quienes tratamos de mantenernos informados sobre el diario acontecer y ligados a las enseñanzas de sabidurías ancestrales. Más allá del burdo concepto en que se ha transformado la "religión" y la "nueva moral" yo pretendo ir al verdadero "Religare", a aquéllas tradiciones, usos y costumbres que nuestros viejos (como haya sido) inculcaron y que hoy algunos se quieren pasar por "el arco del triunfo".

Anónimo dijo...

Pero ya es hora de abrir los ojos y entender el concepto de la reelecion en nuestro tiempos, si en efecto aun con ese candado se mantuvo una dictadura perfecta durante 72 años como dijo Mario Vargas Llosa no se puede concretar que sin ella iria a ser peor, yo pienso que la reelecciones en los diputados es la mejor opcion y hasta que no haya limites, de esta manera estaran mas amarrados a la opinion de sus electores y no sera achichincles de gobernadores ( la mayoria priistas) y en cuanto a los presidentes municipales y delegados, por que ya no estamos en el contexto historico del momento en que se escribio el plan desan Luis no esta de mas intentarlo auque seria prudente fijarnos una meta mas baja como solo 6 años en ellos. En fin que si nuestro humor lo permite ya tenemos sufiecientes calzones para perdura la democracia, por que esto si es una labor de todos nosotros. y decirles adios a los plurinominales

Omar dijo...

Estoy de acuerdo con ustedes, sin duda la clase política mexicana esta formada por parasitos que viven de los impuestos pero he decir que no comprendo por que su escandalización con la propuesta de reelección, deberíamos dejar de persinarnos ante los dogmas de la revolución que en tiempos del PRI y, en menor medida aún hoy, fueron utilizados solo para manejar a las masas. Este asunto de la reeleción debe ser visto estrictamente desde un punto teórico-político, en el que supongo la mayoría no somos letrados, la reelección es solo un símbolo, en el estado de cosas actual no importa si repitas en el cargo o no las corrupetelas seguiran, o no, dependiendo del funcionario y principalmente de la gente. Por otro lado la reelección ya existe a través de los grupos dominantes de poder por lo cual no veo por que escandalizarse ante la propuesta...

Publicar un comentario

Discos relacionados

Pachekeras Relacionadas